"Con la pluma entre las manos"

18 junio 2017

Iván Fandiño: la tragedia taurina continúa.

Filed under: Tauromaquia/Flamenco — fito1944 @ 18:55

Día 17 de junio de 2017. Plaza de Toros de  Aire Sur L’Adour, en  Francia.  El toro “Provechito”,  de la ganadería española de Baltasar Ibán, infiere una grave cornada al diestro bilbaíno, Iván Fandiño, causándole la muerte… ¡Descanse en la Paz de Cristo!

Iván nació en Orduña, Vizcaya, el 29 de septiembre de 1980. Sin ninguna tradición taurina en su familia se aficionó a los toros a los 14 años, tras despuntar como pelotari en su primera juventud. Vistió su primer traje de luces en Llodio (Álava) el 16 de agosto de 1999, y debutó con picadores el 2 de junio de 2002 en Orduña (Vizcaya), con una novillada de Javier Pérez Tabernero, compartiendo cartel con Julien Lescarret y Javier Lara, cortando 3 orejas. El 12 de septiembre de 2004 se presentó en Madrid con un novillo de Navalrosal, al que logró cortar una oreja, alternando con “El Arqueño” y Héctor José.

El 25 de agosto de 2005, en la Semana Grande bilbaína, se doctoró con el toro  “Afrodisíaco”, de la ganadería de “El Ventorrillo”, siendo “El Juli” su padrino y  Salvador Vega su testigo.  A raíz de su alternativa, toreo por plazas de segunda categoría, siendo su anhelo más deseado confirmarla en Madrid; pero su deseo tardó cuatro años en llegar. Y al fin, el 12 de mayo de 2009, en la Feria de San Isidro, confirmó la alternativa con “Catalán” de la ganadería de “La Dehesilla”, alternando con Antonio Ferrera y Morenito de Aranda, como padrino y testigo respectivamente.  El resultado artístico fue de ovación.

El 2010, toreo por bastantes plazas importantes, obteniendo triunfos que le fueron elevando en las estadísticas taurinas. En 2011, actuó en cuatro ocasiones en la Plaza de Toros de las Ventas de Madrid, con varios cortes de oreja y numerosos premios, entre el que se encontraba el de triunfador de San Isidro y el de la temporada.

Su ascensión continuó en 2012, temporada que arranca abriendo la puerta Grande de las Feria de Fallas de Valencia y siguió de modo triunfal en Sevilla y Madrid, donde paseó sendas orejas. Lidia dos corridas en solitario en Bilbao y Valencia en apenas un mes, corta dos orejas en las Corridas Generales de Bilbao y repite éxito en Madrid con una gran actuación en la Feria de Otoño; triunfos a los que une los del suroeste francés, que le distingue como el torero del año después de verle salir en hombros en Dax, Bayona y Mont de Marsan. Abre las puertas de los triunfadores en Arles, Salamanca, Guadalajara, Pontevedra y Toledo, junto a las americanas de Lima y Cali, redondeando un año dorado que culmina con la Oreja de Oro al triunfador de la temporada que concede Radio Nacional de España.

El 2013 ya está instalado en la élite, e inaugura la temporada cortando una oreja en Castellón y Valencia. En Madrid resulta herido en la primera de las tres comparecencias que tenía, al entrar a matar a un toro de Parladé al que realizó  una  gran faena, que fue premiada como la mejor  de la Feria de San Isidro. Retorna a los ruedos tras un mes de convalecencia, para seguidamente erigirse en triunfador de la Feria de San Fermín, y cortar cinco orejas en dos apoteósicas actuaciones en Mont de Marsan. Se alza con el premio al triunfador del suroeste francés, triunfo al que suma una épica faena en Bilbao a un fiero toro de Jandilla, una de las cumbres de una temporada que también cuenta con éxitos destacados en Arles, Santander, Cáceres, Salamanca, Burgos, Palencia, Cuenca, Almería, Ciudad Real y Zaragoza. Y por segundo año consecutivo, Radio Nacional de España le premia con la Oreja de Oro al torero más destacado del año.

Y desde ahí: suma de triunfos y triunfos. Las plazas más importantes le  reclaman y Fandiño pasa a ser un torero de exigencia… De exigencia para ubicarse en carteles más  de pura exigencia interna, esa de la que no se puede uno desprender y que le obliga a darlo todo cada tarde en la arena. Camina con paso firme hasta la cumbre de encerrarse con seis toros en las Ventas en 2015, después de muchas orejas cortadas a ley, a esa su ley, de sangre y fuego. Aquella corrida de seis toros, de diversos hierros  conocidos como duros, no le fue propicia. Los toros no se entregaron, y Fandiño acusó el relativo fracaso. En la temporada de 2016, aunque siguió toreando en plazas de prestigio y con diversos triunfos, bajó con relación a las últimas anteriores… Quizá la moral triunfadora se resquebrajó un tanto.

A Iván Fandiño le costó mucho llegar a la cumbre del escalafón, pues tuvo que pisar el polvo de muchas plazas de segunda y tercera categoría, preparándose técnicamente, y sobre todo, físicamente, pues adelgazó casi cuarenta kilos para conseguir el peso ideal de un hombre ágil que se juega la vida todas las tardes. No se le puede catalogar como un torero de “arte”, o un torero de los denominados “tremendistas”. Fue torero de pocas sonrisas en el ruedo, de pocas miradas al tendido, de pies atados a la arena… Fue un torero puro, y por lo tanto, trágico. Torero de portagayola, de entrar a matar con rectitud y en ocasiones sin muleta…Una vez le preguntaron su opinión sobre la muerte; su contestación fue: “Sé que existe, la siento en mi pecho, me acompaña muchas tardes en la habitación del hotel y en el ruedo”… Y de ahí nacía su entrega, su valor y su constancia… ¡Su convencimiento de pasar a la historia del toreo!

Detrás de cada torero se encuentra una historia humana, una historia de valor, de deseos de triunfo, de recibir los aplausos, de traspasar las puertas grandes a hombros de sus admiradores, de verse reconocido por el gran público, de poseer poder económico… Y también, una historia de muerte prematura: ¡de muerte en plena juventud!

Iván Fandiño ha sido un torero más que ha muerto por entregarse a su pasión favorita… Y nosotros, los aficionados a la Fiesta, lo deberemos de tener en cuenta, y le deberemos agradecer su entrega por habernos hecho compartir sus momentos de gloria.

¡Adiós torero!
¡Adiós torero!

2 junio 2017

La Flor y Nata del Tendido “3”

Filed under: General — fito1944 @ 12:47

Han pasado ya muchos años desde que dentro de mí empezó a hervir la afición taurina; afición que, a pesar de estar “mal vista” por parte la sociedad actual, sigo manteniendo con el mismo entusiasmo e ilusión de los primeros años.

No quiero plasmar aquí una biografía de mi afición a la Fiesta Nacional, pero si tengo que decir que,   soy abonado a la Plaza de Toros de las Ventas desde que en mi bolsillo entraron unas escasas monedas, que me permitieron adquirir las soleadas y más baratas entradas del coso taurino madrileño.  Más adelante, he recorrido con mis abonos, la mayor parte de tendidos, gradas y andanadas del recinto; hasta que, hace pocos años, me asenté en el Tendido “3”… Y desde entonces, mis intenciones de cambio se paralizaron.

Y… ¿por qué digo que mis intenciones de cambio se han paralizado? … Pues, no solamente porque mi localidad al sombrío me alivie de los luminosos y calurosos rayos solares, sino porque el destino ha sabido colocar a mi alrededor a una serie de aficionados y aficionadas  de lo más agradable y divertido; que reúnen además, las virtudes humanas de la sensibilidad, la sensatez, el afecto, y el sentido de la amistad… Vamos que,  traducidas a la terminología flamenca y taurina:” ¡qué son buena gente!”.

Para este grupo —entre los cuales modestamente me incluyo—, la Feria de San Isidro no es solamente una reunión de aficionados que se reúnen para presenciar un determinado número de corridas de toros, sino un encuentro con un grupo de amigos y una fiesta en la que la mayoría exhibimos nuestras buenas cualidades humanas y de amistad. (Digo cualidades, porque los defectos  los abandonamos en nuestras casas, herméticamente cerrados en un baúl oculto en el lugar más oscuro y lúgubre).

Juntos disfrutamos del triunfo de los diestros, o del buen comportamiento de los bravos toros; y juntos también,  nos desilusionamos con los fracasos de los lidiadores o con los comportamientos impropios de algunos  rumiantes,  a los cuales,  les corre por las venas más que bravura: mansedumbre… Pero tanto lo positivo, como lo negativo, lo sabemos “digerir”… ¡Así es la Fiesta!

Y hablando de “digerir”, o de “digestiones”, arrastrado el tercer toro del festejo, el compañero que le toca, o el que voluntariamente se ha ofrecido a ello, abre una gran bolsa —que sacrificadamente ha traído desde su casa—, y empieza a repartir a diestro y siniestro bocadillos de jamón, o de chorizo, o de queso… O sándwiches de paladar exquisito… Pero también, joyas cocinadas personalmente por determinadas personas del grupo: croquetas, tortilla de patata o postres dulces de refinado y exquisito sabor, y repostería casera…  Hay que decir que, estos alimentos, son también repartidos entre aficionados ajenos al grupo; aunque para hacer justicia, también he de manifestar, que de estos “grupos ajenos”, casi todos  atrapamos algún que otro manjar gastronómico… En fin, que a mitad del festejo, empezamos a vencer la penuria biológica que nos domina, y nuestros molares comienzan a trabajar a velocidad de vértigo… Y como ya se sabe, la alegría comienza a aflorar…  ¡De la panza sale la danza!…

Lo que me maravilla, y me alegra, es que la gran mayoría de los componentes del grupo disfrutamos de los alimentos sin prudencia y sin complejos… Allí se olvidan las preocupaciones por la tensión arterial elevada, por el alto colesterol, por el exceso de triglicéridos, por los elevados guarismos del ácido úrico, de la glucemia basal, o de las transaminasas…  ¡En esos momentos todo es salud!…  ¡Viva la Fiesta Nacional!…

La Feria de San Isidro siempre transcurre más deprisa de lo que quisiéramos…y llega a su fin.  Y la tristeza se va notando en nuestros rostros… ¡Todo ha terminado!… En adelante, regresaremos a nuestras obligaciones diarias, a nuestras preocupaciones, a nuestra agitada vida de la gran ciudad… ¡Pero que nos quiten lo bailado!

A comienzos del  mes de octubre, nos volveremos a ver en la Feria de Otoño,… ¡Pero son pocos días para que nos podamos consolar de la tristeza isidril!

Como en las grandes colaboraciones  literarias, teatrales o cinematográficas, aquí quedan gravados  para la Historia los nombres de los que componemos esa Peña taurina y de amistad, cuyo domicilio social se encuentra  en el  “Tendido 3”:

Carmen; Israel; Javier; Luis padre e hijo; Urbano y Esperanza; Quique y su abuela Pepa; Vanessa, su marido Osar y su hijo Nicolás; y Pilar y el que suscribe (Adolfo)…

Y para concluir estas modestas líneas,  en imitación de los castizos de Lavapiés y Chamberí, me despediré con el grito de:

¡¡¡Viva San Isidro!!!

 

12 enero 2017

Democracia y Liberalismo

Filed under: General — fito1944 @ 20:54

 

En sentido, digamos estricto, la democracia es una forma de gobierno, de organización del Estado, en la cual las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante mecanismos de participación directa o indirecta que le confieren legitimidad a los representantes. En sentido amplio, la democracia es una forma de convivencia social en la que todos sus habitantes son libres e iguales ante la ley, y las relaciones sociales se establecen de acuerdo a mecanismos contractuales.

Por su parte, el liberalismo, es un sistema filosófico, económico y de acción política, que promueve las libertades civiles y el máximo límite al poder coactivo de los gobiernos sobre las personas, y se opone a cualquier forma de despotismo, siendo la doctrina en la que se fundamentan el gobierno representativo y la democracia parlamentaria. Aboga principalmente por el desarrollo de las libertades individuales, y a partir de ésta, por el progreso de la sociedad.

Como señalaba hace años el razonalista  Gonzalo Fernández de la Mora: “En las luchas políticas posteriores a la Revolución Francesa, ha sido habitual considerar como fraternos y mutuamente implicados al liberalismo y la democracia. Así se llegó al vocablo demoliberalismo… Y sin embargo, las ciencias sociales han demostrado que democracia y liberalismo son dos nociones no ya separables, sino muy distintas y divergentes”.

Las corrientes de pensamiento sociológicas y politológicas, ya a principios del siglo XX, se inclinaban a creer que hay una oposición entre la concepción del mundo liberal y del mundo democrático. Y Radbruch, en 1910 escribía: “Ante la democracia el individuo sólo tiene un valor finito, mientras que ante el liberalismo lo posee infinito”. Y es cierto que, la democracia, sacrifica el interés de un sujeto al interés de una mayoría; en cambio, el liberalismo, reconoce una esfera de libertad para el individuo, ante la cual, debe detenerse aún el más fuerte interés de una mayoría. Y de esta precisión se hizo eco, en 1927, José Ortega y Gasset, cuando decía  que:” El liberalismo y la democracia, son dos cosas que empiezan no teniendo nada que ver entre sí, y acaban de ser, en cuanto tendencias, de sentido opuesto”.

El más eminente teórico liberal de nuestro tiempo, premio nobel de Economía, el austriaco Hayek, en 1959 decía: “A la democracia se le opone el autoritarismo, y al liberalismo se le opone el totalitarismo”.  Lo que significa que ninguno de los dos sistemas excluye necesariamente al opuesto. Como consecuencia, una democracia puede muy bien esgrimir poderes totalitarios; y un gobierno autoritario, puede actuar sobre la base de principios liberales.

Se puede pensar, por todo lo anterior dicho— y como reconocen muchos autores—: “Que la democracia es un método para designar a los gobernantes, y el liberalismo un ideario, con pretensiones de filosofía moral”… Personalmente, no me inclino del todo por esta teoría, pero indudablemente hay que reconocer que, el nacionalsocialismo se implantó en Alemania a través de la democracia; y que se puede llegar a ésta a través de un golpe militar, como aconteció reiteradamente en la España decimonónica.

La democracia puede entenderse  como una dictadura de la superioridad numérica, y suele ser materialmente antiliberal; quedando demostrado que las democracias modernas, con sus gobiernos y burocracias, no dejan de ocupar nuevos ámbitos antes reservados a la libre iniciativa de los individuos. Poniendo también de manifiesto que, son promotoras del aumento del gasto público. Los parlamentos democráticos se han  convertido en instituciones que aspiran  a administrar y dominar porciones cada vez más abundantes de renta nacional para sostener a la clase política, a la burocracia y a las clientelas. Por lo que, cuanto mayor sea la participación del sector público en el producto nacional, menores serán las posibilidades  económicas privadas y mayor será la coacción fiscal.

Resumiendo: hasta la aparición del marxismo, la democracia se alió con el liberalismo. A partir de que la democracia se transformó en democracia “social”, fue reduciendo el margen de autodeterminación del ciudadano y acentuando, por lo tanto, el antiliberalismo.

 

23 septiembre 2016

Comentario de la Novela: La Ley de los Justos

Filed under: Literatura/Arte — fito1944 @ 19:28

 

Acabo de terminar de leer la novela, catalogada como Best Seller, “La Ley de los Justos”; escrita por el autor barcelonés Chufo Lloréns, y editada por Pengin Random House Grupo Editorial SAU.

Chufo Llorens, es un escritor maduro, pues en la actualidad tiene ochenta y cinco años. Su dedicación a la Literatura comenzó tardíamente, ya que, fue a partir de los años noventa del pasado siglo cuando editó su primera obra. Aunque estudió Derecho, su actividad profesional fue la de empresario en el mundo del espectáculo; pero su afición a la Historia le acompañó desde  sus años mozos. Es autor, entre otras, de las novelas: “La Otra Lepra”, “Las Saga de los malditos”, “Te daré la Tierra”, “Mar de Fuego”… El éxito de ventas y de crítica le ha convertido en uno de los autores destacados de los lectores de novela histórica, y no sólo en nuestro país, sino también en el extranjero.

A finales del siglo XIX, Barcelona vive una época de importante brillantez. En 1888, se celebra con gran éxito la Exposición Universal, y una sociedad burguesa, prospera, elegante –pero injusta–, exhibe su distinción en fiestas y veladas. Sin embargo, en los suburbios, donde las calles se convierten en callejuelas y huelen a alcantarillado, suciedad y heces, el rencor y la injusticia social están fraguando  una venganza. Los sótanos de muchas viviendas se llenaron de obreros y marginados sociales, que apoyándose en la ideología del  comunismo libertario, celebraban reuniones clandestinas que buscaban la represalia en la opresora clase burguesa. Hubo asesinatos de empresarios, bombas de fabricación casera colocadas en fábricas y empresas importantes que causaron importantes daños. La Policía se vio impotente ante el gran número de atentados; los empresarios se encogieron; sintieron miedo… El colmo  llegó el día 7 de noviembre de 1893 cuando dos bombas, lanzadas desde el anfiteatro, estallaron en el patio de butacas del famoso teatro barcelonés, El Liceo. Hubo veinte muertos y decenas de heridos de consideración.

La obra de Chufo Lloréns, se centra en una de las familias más importantes  de la Ciudad Condal. Pero a través de esta familia, el autor, nos ilustra sobre la Barcelona de la época: sobre sus calles,  sus locales famosos, sus cafés,  su ambiente. Y nos narra también, el ambiente social y político que rodeaba a aquella ciudad,  con la maestría de un sociólogo o de un analista político.

La familia Ripoll-Guañabens, pertenece a uno de los núcleos familiares que están en la cúspide de la pirámide burguesa catalana. Su negocio principal es el de importador de cigarros-puros de Cuba, que aún es colonia española.  Pero pocos años atrás, también se dedicaba al traslado y venta de esclavos africanos para trabajar en las plantaciones de la isla caribeña. La Ley Gamazo acabó con el esclavismo, y la familia tuvo que abandonar aquella profesión de “negreros” que tantos beneficios les había reportado. Práxades Ripoll   es el patriarca, ya que dirige los negocios y la fábrica familiar. Orestes Guañabens, es cuñado del anterior, pero a pesar de ser el burgués más rico de la familia, cede su poder a su cuñado Práxades. Germán Ripoll, es hijo de Práxades, y Antonio, hermano de este, es sacerdote. Candela, es hija de Orestes Guañabens, y por lo tanto prima-hermana de Germán y Antonio.

En este ambiente, Candela, sobrina del patriarca de la familia, Práxades, se enamora de Juan Pedro, hijo de una humilde costurera. Y ahí es donde se teje la trama principal de la novela, donde Juan Pedro y Candela tendrán que enfrentarse a los prejuicios sociales para defender su amor. Candela es internada en un colegio de  religiosas fuera de Cataluña, y Juan Pedro, que tiene que realizar el servicio militar, por influencia maligna de la familia Ripoll-Guañabens, es destinado a Cuba, que entonces está en guerra con España.

Por otra parte, Germán Ripoll, es un joven rico, apuesto, guapo, conquistador, campeón de Cataluña de Esgrima. Se dedica más a las conquistas femeninas y a los casinos, que a los negocios, aunque su mayor aspiración es suceder a su padre Práxedes en la dirección de la empresa familiar. En su camino de asueto, las aventuras se entremezclan y Germán y su íntimo amigo Fredy, realizan una serie de acciones que les sitúan fuera de la Ética y de la Ley.

Por imperativo familiar, Candela contrae matrimonio con una persona que no quiere, ya que sigue enamorada de Juan Pedro. Y éste, que ha sido herido en Cuba, es recogido por un terrateniente oriundo que le cura de sus heridas y le acoge como a un hijo. Muere el acogedor, dejando como único heredero a Juan Pedro, que arregla la situación de los negocios en Cuba y regresa a Barcelona como el clásico indiano adinerado…A partir de ahí, se producen los últimos e interesantes acontecimientos de la novela.

La novela está perfectamente redactada; siguiendo las normas clásicas de este tipo de literatos de novela histórica. La descripción de los personajes, de los vestidos, de las mansiones de lujo, así como de las casi inhabitables viviendas del proletariado, es magnífica; quizá pequen de un exceso descriptivo. Los personajes principales son excelentemente diseñados para que los lectores crean estar viéndolos; pero los que rodean a los actores claves, como  los sirvientes, los cocheros, los camareros, no son peor descritos. Todo ello significa que, Chufo Lloréns, es un hombre que  ha documentado perfectamente la novela, para intentar transmitir con la mayor precisión posible la época en que se desarrolla.

Me voy a permitir la licencia de poner algunos “peros” a su obra. Por ejemplo, las 150 páginas primeras, en las que  se extiende en exceso. O como cuando describe el mobiliario, las lámparas, las obras de arte de las mansiones, que lo realiza de una manera demasiado contable inventarial. Y por último, que a la novela se la podrían haber reducido unas doscientas páginas, ya que son excesivas las 1200 que la conforman.

Quizá esta novela se debería llevar al cine, ya que, el tema y el ambiente en el que se desarrolla, se presta a las realizaciones cinematográficas.

En dos palabras: buena novela.

21 septiembre 2016

Y volver, volver….¡volver¡

Filed under: General — fito1944 @ 9:26

Con estas palabras, robadas a la famosa canción mejicana, vuelvo a escribir públicamente en este web blog.

He estado más de dos años sin escribir una línea–quiero decir en esta pagina–, por una serie de motivos familiares, que me han  ocupado bastante tiempo;  y   también, porque he estado dedicado a terminar unas cuantas publicaciones que tenía pendientes. Vamos: ¡sin rematar¡… Aunque muchas veces pienso que, el auténtico motivo que ha ocasionado mi pereza “bloguera”, se debe a que tenía ganas de dedicar más tiempo a realizar ejercicios físicos que me hicieran bajar algo de peso, a alargar mis vacaciones mediterráneas y a disfrutar de mis  olvidados amigos.

Pero mi intención es que, ahora que el estío está vencido y que el futuro otoño e invierno nos harán mantenernos en casa más horas, dedicarme a contar cosas que puedan ser interesantes, y porque no, divertidas.

Espero cumplir mi palabra y regresar con cierta regularidad a teclear en mi ordenador.

Saludos a todos los que tenga la paciencia de leerme.

 

 

 

26 mayo 2012

Objetivo:destruir la clase media

Filed under: General — fito1944 @ 13:21

El siglo XXI comenzó con el objetivo, económico-financiero-social, que podríamos titular: Destruyamos las clases medias. La crisis económica que estalló en EE.UU, y que posteriormente, como una epidemia, se fue extendiendo por todo el globo terráqueo, está a punto de lograr sus últimos objetivos.
Retrocediendo en el tiempo hasta la I Guerra Mundial, observamos que, ésta, marca el final de la política liberal decimonónica, que en colaboración con las monarquías europeas —unas constitucionalistas y otras tradicionalistas y conservadoras—, habíanse instalado en el poder durante casi un siglo. La Revolución Rusa marca el principio del fin del sistema político demoliberal; y unos años después, la Gran Depresión de 1929 le da la puntilla.
A raíz de finalizar la sangrienta I Guerra Mundial, el marxismo-leninismo plasmado en la URSS, intenta extenderse por todo el continente europeo, con la consigna de: “el liberalismo ha muerto y el colectivismo es la solución”. Pero esta idea no acaba de cuajar del todo en los sectores proletarios. Quizá, porque muchos hijos de los proletarios tradicionales empiezan a cultivarse y a buscar nuevos campos que les hagan crecer social y económicamente. Comienzan a obtener licenciaturas universitarias, a montar pequeños negocios y a introducirse en los cuerpos del funcionariado público, antes reservados a los hijos de parte de la burguesía. Este nuevo estrato social no comulga con las “arcaicas” ideas liberales, pero tampoco con las “modernas” ideas social-comunistas, procedentes de la URSS. Son los que podíamos denominar como obreros de cuello blanco. Aunque realmente, son los avanzados de lo que tan sólo unos años después formarán el grueso de las clases medias.
Un exsocialista italiano astuto e inteligente, llamado Benito Mussolini, se percata de que había un grueso colectivo que no se consideraba burgués-capitalista, pero tampoco marxista; y empieza a reclutar dentro de este grupo una gran cantidad de individuos que serán los primeros camisas negras del movimiento fascista. Dicho movimiento exalta la idea de nación frente a la de individuo o clase; suprime la discrepancia política en beneficio de un partido único, los localismos en beneficio del centralismo, y utiliza hábilmente los nuevos medios de comunicación y el carisma de un líder en el que se concentra todo el poder. Toma el poder político tras la Marcha sobre Roma y encabeza el gobierno de la Nación. La idea mussoliniana, modificada o adaptada, se empieza a extender poco a poco por Europa. En Alemania, el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP), capitaneado por Adolf Hitler, comienza a realizar su primeros pinitos; en España, el General Miguel Primo de Rivera y Orbaneja, con el beneplácito del rey Alfonso XIII, se autoproclama dictador, y le apoya una gran masa del pueblo llano, que en su mayoría pertenece a ese nuevo estrato social surgido a raíz de la I Guerra Mundial. En otros países europeos nacen también partido políticos cuyos militantes pertenecen a la surgente clase social.
Pocos años después, Adolfo Hitler y su nacionalsocialismo, se encumbran al poder de la nación germana. Alemania se convierte en el primer país militar e industrial de la vieja Europa. Su política desafía, por un lado, a las naciones consideradas demoliberales, y por otro, al estado soviético y a sus satélites. La confrontación bélica no se hace esperar y estalla la terrible y sangrienta II Guerra Mundial. Desde 1939 a 1945, Europa y parte del Pacífico arde en llamas, y un gran número de sus ciudades sufren las consecuencias de la multiconfrontación y quedan semidestruidas o arrasadas. Finalizada la contienda con el triunfo de las fuerza aliadas, los representantes de los países democráticos (Roosevelt, Churchill), y de los totalitarios (Stalin), se confabulan para repartirse el poder mundial.
En los cerebros de los principales dirigentes de las potencias ganadoras, comienza a surgir la idea de lo que será el nuevo orden mundial. Se sabe que el comunismo ambiciona extender su revolución al mayor número de países posible; del mismo modo que, las potencias democráticas pretender extender el sistema político y económico capitalista… Pero hay un problema, y es que, en las naciones del mundo occidental, denominado el mundo libre, no pueden instalarse los mismos sistemas económicos liberales de principios del siglo, ni tampoco dejar a los trabajadores sin sindicatos que los representen, y se inventan y nace el Estado del Bienestar: que es una mezcla de la ideología socialista y liberal… El invento funciona, y los partidos aparentemente moderados de la socialdemocracia y de la democracia cristiana, se turnan en el poder en la mayoría de los países. La clase media se ensancha, consume cada día más, y el Producto Interior Bruto (PIB) crece a pasos agigantados, gracias al buen comportamiento de la economía… ¡Todo es alegría! ¡Todo es bienestar!
Pasa el tiempo, y como todos los sistemas políticos y económicos, o se renuevan o se hunden. Los impuestos suben cada año más; quiebran algunas empresas; el paro aumenta… La clase media se resiente, y comienza a protestar y a sublevarse. Los capitalistas no hacen carrera de ellos, y los sindicatos se percatan de que ya no dominan a las masas. Así que, hay que inventar algo: algo para reducir a esos millones de ciudadanos que, con sus votos, cambian gobiernos con una facilidad impensable tan sólo hace unos años atrás… Y el invento consiste: en hacerlos creer que tienen más poder económico del que realmente poseen.
La banca internacional les ofrece créditos fáciles de conseguir, para que puedan adquirir “mansiones” o viviendas que sobrepasan su estatus social; para que puedan comprar vehículos de alta gama; para que sean poseedores de una segunda vivienda en la costa; para que puedan enviar a sus hijos a estudiar en universidades de prestigio o a realizar masters en el extranjero; para que disfruten de lujosos cruceros por el Mediterráneo, o viajen a determinados países tropicales… Se los ha hecho creer que son auténticos millonarios… ¡Y la clase media picó el anzuelo!
Lo que tenía que llegar, llegó… ¡Y llegó la crisis!… Como la mayoría de las crisis económicas, elimina los sueños y descubre las realidades. Se pierden empleos de calidad, los plazos de las obligaciones crediticias no se cumplen, y miles de personas pierden su vivienda. Los autónomos, que en su mayoría había montado con un gran esfuerzo un negocio que les permitiera vivir desahogadamente, tienen que cerrar las puertas de sus modestas industrias. Como consecuencia de esto, la clase media se asusta, ¡no sabe lo que hacer! Ahora no pueden exigir a sus patronos aumentos de sueldos, sino por el contrario, percibir salarios inferiores a los de años anteriores. Muchos recurren a los sindicatos, pero estos no pueden hacer nada, ya que, los defensores de los trabajadores han formado parte del sistema que ha provocado la crisis. La clase media se reduce. Ya no es tan numerosa ni tiene tanto poder como en los últimos cincuenta años. Parte de ella ha descendido en la escala social y se han convertido en unos proletarios de bajo nivel. Ahora tienen que sobrevivir con míseros salarios, o permanecer durante horas en la cola del paro.
Los liberal-capitalistas sonríen satisfechos, porque su mayor enemigo ha desaparecido, o ha sido diezmado considerablemente. Y por otro, los neomarxistas, también están contentos, porque su “clientela” va aumentar gracias al descontento de los trabajadores… Las clases medias han sido vencidas sin ofrecer apenas resistencia: los hasta ahora poderosos han perdido la batalla.
Aparecerá algún gurú que intentará hacer revivir a la clase media, pero eso será como el canto del cisne. La confianza, la ambición, la ignorancia y la cobardía, han logrado que la clase media se haga el harakiri. Y lo peor de todo, es que: ¡ya no hay remedio!

19 febrero 2012

De mis relaciones con el Carlismo

Filed under: Política/Teoría política/Vida política — fito1944 @ 20:41

Corría el final de los años cincuenta del pasado siglo, y en esa época, estudiaba yo los últimos cursos del Bachillerato. Uno de los compañeros del colegio, navarro de pro, apellidado Echarri, no recuerdo por qué motivo me llevó a un círculo carlista o tradicionalista sito en la céntrica calle madrileña de la Cruz.

Yo nunca había tenido relación con carlista alguno; y  mis conocimientos del carlismo se limitaban a los estudios de Historia del siglo XIX, en los que carlistas e isabelinos —o si se quiere  tradicionalistas y liberales—, se disputaban la corona de la monarquía española. Los nombres que recordaba eran los del primer pretendiente carlista a la Corona, hermano de Fernando VII, Carlos María Isidro, y los de sus más famosos generales: el vasco Zumalacárregui, y posteriormente, el levantino Cabrera. También conocía a los herederos del carlismo decimonónico, que un siglo después, en la Guerra Civil de 1936, colaboraron militarmente a la derrota de las tropas frentepopulistas de la II República con sus famosos tercios de requetés incorporados a las Brigadas Navarras. Aunque en aquella época, no entendía yo muy bien el motivo ideológico o político del por qué de la ayuda carlista a las tropas franquistas del autodenominado Ejército Nacional.

El local del centro carlista se encontraba ubicado en dos pisos situados en la primera y segunda planta de la finca de la calle de la Cruz número 1. Sus balcones miraban a tres vías madrileñas: calle de la Cruz, calle del Príncipe, y Plaza de Canalejas. Allí, lo que hacíamos los jóvenes casi niños, era divertirnos con los juegos recreativos de mesa, como el ajedrez o las damas, cuyos tableros se encontraban repartidos por las mesas de la habitación destinada a esos menesteres, a la vez que, conversábamos sobre temas propios de nuestra edad. Pero entre “col y col”, las personas que tenían la misión de adoctrinarnos con la ideología y la historia carlista, hacían su misión, dándonos ligeros trazos del pensamiento tradicionalista y de sus pro-hombres más destacados: Menéndez Pelayo, Donoso Cortés, o Vázquez de Mella, y de los más modernos como José María Valiente. Unido a esto, una vez por semana, se realizaba un seminario para jóvenes — para sus “pelayos” como denominaban a los cachorros—, y en esas sesiones se intentaba inculcar el pensamiento tradicional carlista y anti-liberal a todos los que acudíamos a aquellas reuniones.

Mis recuerdos de aquella época, limitados a mi  ya ajada memoria, no son muchos, pero sin duda, algunos nombres y su fisonomía quedan aún vivos en las neuronas de mi cerebro. Los hombres en el más alto vértice de la pirámide de mando, eran dos excombatientes de la Guerra Civil: un tal Fermeño—grueso, seguro de sí mismo y elegante—; y Zavala —bigotudo, nervioso y activo—. También ocupaba un puesto distinguido en la organización otro excombatiente, Ciordia, aunque éste, creo recordar que limitaba su responsabilidad al orden y a la seguridad del Círculo.  Este último, que era navarro, poseía un físico corpulento de similares características a los de los levantadores de piedra vasco-navarros. Entre la gente joven universitaria, por lo tanto un poco mayor que nosotros, estaba un tal Marín —miope, alto y enjuto—; un estudiante de Derecho apellidado Barrionuevo —años después, ideológicamente trasplantado al socialismo, ministro de Gobernación con el Gobierno de Felipe González, y uno de los condenados por su responsabilidad en la creación  del grupo terrorista antietarra GAL. Destacaba entre ellos, por ser hombre educado, distinguido y culto, el abogado valenciano José Miguel Ortí Bordas, responsable de la Agrupación Estudiantil Tradicionalista (AET); que posteriormente ocupó la Jefatura Nacional del Sindicato Español Universitario (SEU); fue procurador en Cortes en la época franquista; en la democracia obtuvo un escaño en el Congreso de los Diputados; posteriormente fue senador, y terminada su carrera política ocupó la presidencia de la Empresa Nacional de Autopistas.

Todos los años se acostumbraba a asistir a la concentración del “santuario carlista” de Montejurra, en Estella, pero yo en aquella época nunca pisé las tierras navarras, ya que no tenía el permiso de mis padres, entre otras cosas, porque ignoraban que tuviera yo relaciones ideológicas con el carlismo. Pero sí fui en un par de ocasiones a una misa que se solía celebrar en la Iglesia-Oratorio de la calle de Caballero de Gracia. Que por cierto, a la salida de la celebración del oficio religioso, un bosque de cabezas cubiertas con la boina encarnada, entonaban el himno que había acompañado al carlismo durante muchos años: el Oriamendi.

No duraron mucho mis correrías por aquel círculo tradicionalista. Y es que no estaba yo muy entusiasmado con la doctrina, que consideraba un tanto arcaica; así que, un día, sin explicación alguna, dejé de pisar los locales de la calle de la Cruz. Ahora, ya ha pasado medio siglo desde mi tránsito por aquel lugar tradicionalista, y no sé que es de su caminar por esta época del siglo XXI. Hace unos cuantos años coincidí con uno de aquellos jóvenes, hoy jubilados, que asistían como yo al círculo de los “boinas rojas”. Le pasaba lo que a mí, que no había vuelto a acudir por aquellos lares, y me dijo, que los locales de la calle de la Cruz habían sido abandonados para trasladarse a otros  en la calle del Limón… Estas fueron las últimas noticias que recibí sobre el carlismo, tradicionalismo, requeté, o como quiera denominarse.

Ahora, sin un motivo determinado, me he puesto a escribir esta crónica de mi remoto pasado juvenil. Tengo que decir que, sin haberme sentido identificado con la doctrina del carlismo, guardo un buen recuerdo del trato recibido, así como mantengo el agradecimiento de haber contraído algunas amistades que han perdurado hasta no hace muchos años.

6 febrero 2012

38º Congreso del PSOE: el socialismo se parte en dos.

Filed under: Política/Teoría política/Vida política — fito1944 @ 18:57

El domingo día 5 del presente mes ha concluido el 38º Congreso del Partido Socialista (PSOE), que se ha celebrado en el “Hotel Renacimiento” de la ciudad andaluza de Sevilla.

El Congreso cobraba una gran importancia, porque en él se iba a elegir al nuevo Secretario General que regiría los destinos de los socialistas españoles, después de la dura derrota sufrida en las urnas hace menos de dos meses. Los candidatos han realizado una campaña electoral bastante agitada, pues ambos deseaban fervientemente tomar el mando del partido domiciliado en la calle madrileña de Ferraz. Alfredo Pérez Rubalcaba y Carmen (o Carme) Chacón, eran los dos únicos candidatos. Nombres que habían salido fuertemente derrotados en las últimas Elecciones Generales: el primero como candidato a la Presidencia del Gobierno, y el segundo, como cabeza principal de los socialistas catalanes. Por lo que resulta extraño que, dos militantes que no habían sido aceptados por el pueblo español para que rigieran los destinos de la Nación, y a la vez, haber formado parte de la ejecutiva socialista en el Gobierno saliente, fueran los candidatos que se ofrecieran para ser cabeza rectora del PSOE.

Sus discursos en la campaña se han distinguido por proclamarse ambos representantes de los valores que reformarían el partido. También ambos, antes del recuento de votos, se proclamaban vencedores. Pero hasta que no se contaron los últimos sufragios no se supo el auténtico vencedor… Y es que todo estaba nivelado: la incongruencia de sus discursos, el reciente fracaso electoral, su reducido carisma, su pertenencia al mismo equipo ejecutivo en el vencido Gobierno de Rodríguez Zapatero… En el recuento de sufragios, sólo les separaron 22 votos: 487 para Pérez Rubalcaba, y 465 para Carme Chacón.

Los días anteriores al Congreso, se realizaron “quinielas” para acertar quien iba  a proclamarse vencedor. Y había opiniones para todos los gustos; aunque en los últimos días se empezaba a decantar un ganador: Carme Chacón… Pero como muchas veces ocurre, los vaticinios se equivocaron y ha salido ganador el “eterno veterano”, Pérez Rubalcaba… Lágrimas de Chacón, y desazón en sus seguidores;  alegría en el rostro del barbudo Rubalcaba, y ovación cerrada de sus seguidores. Todo había acabado…

Los analistas políticos de los periódicos que han cubierto el evento socialista parecen coincidir, en que la veteranía de Rubalcaba, y sus negociaciones anteriores, le han  allanado el camino hacia la Secretaría General; mientras que la “inocencia” política de Chacón, le hizo creerse ganadora antes de tiempo, llevándola al fracaso de la derrota. Pero la pírrica victoria de Pérez Rubalcaba, hace pensar, sin temor a equivocarse, que las espadas siguen en alto. Y que el próximo Congreso, que se celebrará dentro de dos años para elegir al futuro candidato socialista a la Moncloa, será seguramente dominado por los que ahora se les empieza a denominar “chaconianos”… A no ser, claro, que en ese tiempo, brote de los jóvenes militantes un nuevo líder… Pero esto es poco probable.

Creo  que, el camino que debería haber seguido el socialismo es el de la auténtica renovación. Constituir un grupo que lidere un hombre que borre el pasado; que modernice el partido; que sea un auténtico socialdemócrata. Que no vuelva a las andadas del discurso anticapitalista, anticlerical, radical, retrógrado… España habría necesitado una oposición nueva, renovadora, que se pudiera presentar como alternativa de Gobierno, y que fuera leal a la Nación y a la Constitución, alejada de apoyos a los nacionalistas y separatistas.

El PSOE, le ha regalado al Partido Popular dos años, que si el Presidente Rajoy es inteligente aprovechará  para arreglar los desaguisados de la crisis económica y del anterior gobierno socialista… Sólo la gravedad de la crisis económica, constitucional y política, supone una incertidumbre en el futuro del Gobierno Rajoy. Pero creo que el PSOE se ha apartado del camino que conduce a la Moncloa. Desde ahora en adelante, el Partido Popular sólo depende de sus aciertos y de sus errores… Es decir: ¡sólo depende de si mismo!

5 enero 2012

Ha muerto uno de los grandes de la guitarra flamenca.

Filed under: Tauromaquia/Flamenco — fito1944 @ 18:20

El día 3 de enero, ha fallecido en Madrid uno de los grandes de la guitarra flamenca: Enrique de Melchor.

Aunque el verdadero nombre del extinto guitarrista era Enrique Jiménez Ramírez, siempre se le conoció por su nombre artístico: Enrique de Melchor. Nombre este heredado en parte de su padre, el también  famoso “tocaor”, Melchor de Marchena; del que aprendió el manejo de la guitarra en general y sus primeras “falsetas”.

Había nacido el año 1951 en la localidad Sevillana de Marchena, y desde muy joven comenzó a acompañar con su guitarra a famosos intérpretes del cante “hondo”. Conoció la última época de los “cantaores” Manolo Caracol y del inmortal Marchena, y de los guitarristas Niño Ricardo Sabicas. Pero no fue ajeno al cambio por el que empezaba a caminar el flamenco, y se enganchó a ese cambio pero sin perder el sonido y el aire de la guitarra tradicional. Conoció el tablao de “Los Canasteros”, de “Las Cuevas de Nerja”, de “La Venta del Gato”, del “Corral de la Pacheca”, del “Café de Chinitas”, del “Corral de la Morería”, y de “Torres Bermejas”; algunos de ellos ya desaparecidos. Fue amigo de los mejores guitarristas flamencos: Paco de Lucia, Manolo Sanlucar, Vicente Amigo, Paco Cepero, Moraito Chico, Tomatito, Paco y Pepe Habichuela, Gerardo Núñez…

Su calidad de sonido y sus conocimientos le hicieron acompañar a los más afamados flamencos: Rocio Jurado, José Mercé, El Lebrijano, Vicente Soto Sordera, Carmen Linares y José Menese, del que era guitarrista de cabecera. Con sus clásicas gafas, daba la sensación de ser más un intelectual que un guitarrista del flamenco clásico; y es que realmente era un  intelectual, un pensador, un creador de melodías flamencas… Estudiaba cada “toque” con una dedicación y una profundidad extraordinaria; por eso, cada vez que acompañaba a algún “cantaor”, había que prestar atención a sus introducciones, que eran de una calidad y de una flamenquería casi insuperables. Gravó más de un centenar de discos, unas veces acompañando al cante, y otras en solitario.

En el año que acaba de concluir, nos dejaron dos grandes del flamenco: el guitarrista Moraito Chico, y uno de los mejores “cantaores” de los últimos tiempos, Enrique Morente. El año que comienza nos ha sorprendido con la muerte de uno de los grandes del instrumento musical de las seis cuerdas; un creador y un intérprete excepcional; un hombre que supo mezclar el sonido actual y el sabor flamenco más añejo.

¡Descanse en Paz!

28 diciembre 2011

El Gobierno que nos tendrá que sacar de la crisis.

Filed under: General — fito1944 @ 14:54

Al fin hemos conocido los ciudadanos los nombres y la composición del nuevo Ejecutivo que dirigirá la política española durante los próximos cuatro años. El flamante Presidente del Gobierno, el hermético Mariano Rajoy, no había filtrado con anterioridad a la prensa ningún nombre de los candidatos, provocando con ello una serie de divagaciones  de los informadores, que daban nombres y nombres sin acertar en la diana con ninguno, o con errores apreciables en sus vaticinios. Después de visitar al Rey en el Palacio de la Zarzuela, el flamante Presidente del Gobierno ofreció una  nimia rueda  de prensa en la que se limitó a informar de los nombres de los responsables de los Ministerios; que por cierto, como había prometido en su campaña electoral, ha reducido en número con relación a los del último Ejecutivo capitaneado por el discutido, censurado… y fracasado, Rodríguez Zapatero. En general, la imagen del nuevo Gobierno ha sido muy bien acogida por la prensa, así como por políticos ajenos al Partido Popular. La opinión más unánime es la de que parece ser un Gobierno tecnocrático, de profesionales con experiencia, pulido y responsable, que es realmente el que España necesita en estos momentos de crisis generalizada.

Los nombramientos de Luis del Guindos en Economía y Competitividad, de Cristóbal Montoro en Hacienda y Administraciones Públicas, de Soria en Industria, de Arias Cañete en  Agricultura, Pesca y Ganadería, y de Fátima Bañez en Empleo y Seguridad Social, han sido aplaudidos por la mayoría de los analistas políticos, que consideran, que la ordenación de la Economía y sus reformas estructurales, así como la del mercado laboral, son las reformas más urentes que necesita el país para empezar a funcionar de una manera positiva. A todos estos nombres se unen otros como los de Ana Mato en la responsabilidad de Sanidad, y Ana Pastor en Fomento, políticamente ambas bastante conocidas… Otros nombres también forman parte del nuevo Ejecutivo, y aunque no muy renombrados, sus biografías hacen  pensar que son hombres con el suficiente talento y experiencia como para poder aportar buenos resultados a la política inaugurada por Mariano Rajoy. La estrella de los nuevos responsables gubernativos ha sido, Soraya Sáenz de Santamaría, que ocupa la Vicepresidencia, el Ministerio de Presidencia y la portavocía del Gobierno. La mayoría de los españoles conocen de sobra a esta joven mujer que exterioriza diariamente su valía, sus conocimientos y sus grandes facultades laborales… Pero a mí, personalmente, se me antoja que son demasiados cargos responsables para una persona, que aunque voluntariosa y capaz, le falta experiencia política para soportar sobre sus espaldas el peso de prácticamente tres ministerios.

Pero también con los nuevos nombramientos ha habido extrañezas, y sobre todo decepciones. A mi entender,  la elección como Ministro del Interior de Jorge Fernández no aparenta ser la mejor, pues entiendo que el Partido Popular cuenta en sus filas con personas con gran capacidad  y profesionalidad para desempeñar  las responsabilidades propias de ese difícil y complicado Ministerio. Se comenta en la prensa especializada, que es posible que el nuevo ministro le tenga que agradecer su nombramiento a la íntima amistad que le une al Presidente del Gobierno. Pero creo, que la amistad y la confianza no son suficientes méritos como para merecer una cartera ministerial con relieve y con mucho que reformar. Pero quizá, la mayor sorpresa haya sido el nombramiento de Alberto Ruiz-Gallardón para ocupar el sillón ministerial de Justicia. Este nombramiento ha sentado mal a determinados sectores de prensa de ideología liberal-conservadora, y también, porque no decirlo, a muchos militantes del Partido Popular madrileño, que consideran que el ex-alcalde no debería haber ocupado esa plaza, sino otra más acorde con su estilo político. Es sabido que Ruiz-Gallardón pertenece a la carrera fiscal, pero no es menos cierto que ejerció como tal menos de un año, por lo que se entiende que no debe haber acumulado mucha experiencia en sus labores fiscales. En su toma de posesión se notaron ausencias muy importantes del mundo de la Justicia, y es que no hay que ignorar que, el señor Ruiz-Gallardón, desde que dejó de ejercer su cargo fiscal, no se ha preocupado demasiado por los asuntos y por los problemas de la Administración de Justicia. Tiene el nuevo representado del poder ejecutivo sobre su mesa, el ejercicio de resolver la lentitud de las resoluciones judiciales; la renovación del Tribunal Constitucional; la despolitización de la Justicia; la aclaración de determinados asuntos que han hecho enfrentarse al Tribunal Supremo con el Tribunal Constitucional; y el incumplimiento de las sentencias  del Supremo por determinadas Comunidades Autonómicas, especialmente la Generalidad de Cataluña… Muchos dudan de que el nuevo ministro reúna las condiciones necesarias como para llevar a buen puerto el buque de la ordenación y de la renovación de su Ministerio. Ruiz-Gallardón, tiene un talante negociador y apaciguador, pero quizá le falte carácter y disciplina, y es hombre dado a dejar de lado asuntos que le compliquen demasiado su existencia personal y política.

No obstante a todo lo manifestado en los anteriores párrafos, habrá que tener en cuenta el error que siempre se sucede en los vaticinios, en las creencias, o en las “adivinanzas”; y más en política, en donde nada está escrito y lo sobreentendido, lo tácito, o lo emplícito, es el plato diario de toda vianda política. Así como, también, la variación de los programas electorales es debida en muchos casos a  conveniencias de la situación, y los que forman parte del poder  Ejecutivo cambian las políticas de sus ministerios, y en “donde dije digo, digo Diego”… Lo que quiere decir, que, habrá ministros que ahora nos parecen extraordinarios o buenos, y pasado un tiempo se pueden convertir en un auténtico bluff o fiasco; y por el contrario, otros, que a nadie ha gustado su nombramiento, y que nos resultan de poca talla política, con el tiempo nos sorprenden con una buena actividad ministerial y con aciertos que favorecen el interés general o el bien común.

Por lo tanto, habrá que esperar un tiempo prudencial a ver como se manejan los nuevos ministros y tener esperanza de que lo hagan bien y acertadamente, porque ahora es lo que necesita España.

Older Posts »

Powered by WordPress